Nuestra metodología

En esta sección describimos el proceso por el cual obtenemos y procesamos los datos de conflictividad laboral.

También presentamos las definiciones operativas de lo que denominamos conflicto laboral y acción conflictiva, protagonistas y antagonistas, demandas, formatos de protesta y alcance de la participación, que son las dimensiones claves del análisis cuantitativo y las que nos permiten comparar los resultados con los demás Observatorios del país que forman parte de la Red de Observatorios de Conflictividad Social-Laboral. Asimismo, reflexionamos sobre las dimensiones que hemos reconfigurado a partir de aquellos datos de la realidad que interpelaron –e interpelan- a nuestras categorías de análisis.

Además, damos cuenta de las fuentes utilizadas y sus modificaciones a través del tiempo. Cómo lidiamos con los cambios en éstas para conservar la coherencia metodológica.

Finalmente, nos referimos al trabajo cualitativo sobre los conflictos laborales puntuales que efectúa el equipo.

 

1- Cómo es el proceso de selección y registro cuantitativo de los conflictos laborales

El colectivo del OCLC destina gran parte de sus horas de trabajo al registro de la conflictividad laboral para actualizar una base de datos construida especialmente, a los fines del relevamiento cuantitativo de la conflictividad laboral. Este es un trabajo sistemático que incluye las tareas de:

1º- Clipping de Medios. Consiste en la búsqueda a través de las páginas web de los medios de comunicación provincial seleccionados qué noticias corresponden a conflictos laborales en la provincia de Córdoba en el lapso de un mes calendario. Luego se copian esos conflictos en un archivo siguiendo una serie de criterios clasificatorios y lo guardan en un espacio virtual de acceso colectivo. Cada integrante del equipo es responsable por el clipping de un mes en el año. Este  es el primer filtro por el que se incorporan las acciones conflictivas relevantes.

2º-Registro de Conflictos en la Base de Datos. En una base de datos en plataforma php dos integrantes fijos del equipo toman el archivo con el clipping de medios y proceden a la selección (segundo filtro de la información) de las acciones conflictivas y a su carga en la base de datos, siguiendo un formato preestablecido de términos y secuencias. La primera acción conflictiva marca el inicio de un conflicto (que puede y suele incluir a más de una AC).

3º-Control de Carga. Recientemente se implementó el control cruzado de carga entre les responsables de la misma. Desde el inicio de nuestra tarea y aún vigente hoy, hay una responsable del control de carga de manera sistemática al finalizar cada año; y les demás integrantes, al usar la base para análisis sectoriales o por conflicto, cuando identifican un error de carga lo modifican o informan sobre las discrepancias, según corresponda.

4º- Generación de planilla de base de datos y obtención de tablas. El contenido del php es exportado a Excel, desde donde se sistematizan los datos a través de tablas. Las dimensiones centrales de análisis cuentan con tablas dinámicas prediseñadas. Se está evaluando la posibilidad de un procesamiento a través del programa estadístico SPSS, dada la complejidad y multidimensionalidad de las categorías que son abordadas.

5º- Análisis de los datos. Con las tablas ya seleccionadas, se trabaja en la puesta de contexto de los datos agregados, de modo que el resultado no sea sólo una colección de información estadística sino que esté anclado en el contexto témporo-espacial que nos interesa conocer y comprender.

6º-Publicación de la información. Se da un formato común a las publicaciones como Boletines (hasta 2014). Luego, los llamamos informes. La diferencia es que los boletines disponían de toda la información y los cruces posibles y los informes priorizan las dimensiones más relevantes de cada período. La priorización es fruto de la experiencia de trabajo y de la acumulación de años de registro, que lleva a valorar diferenciadamente algunos resultados por sobre otros.

 

2- ¿Qué observamos de la conflictividad laboral? Primer acercamiento.

Para realizar el análisis cuantitativo de la conflictividad, el OCLC registra los conflictos y las acciones conflictivas que forman parte de éstos.

Conflicto (Co) es el conjunto de acciones colectivas de confrontación que tienen los mismos protagonistas, antagonistas y demandas durante un período de tiempo determinado. Explicamos cómo se estructura la descripción del conflicto con un ejemplo: el conflicto de los trabajadores del sector salud de la Provincia de Córdoba (protagonista) contra el gobierno provincial (antagonista) por salarios (demanda). Si bien puede haber otras demandas, se toma la demanda –salarial en este caso-que aparece como central o más importante[1]. El período de tiempo máximo del conflicto es de un año, ya que hay una fecha de corte que permite cerrar el año y realizar los análisis e informes. No se registran acciones que realice un solo individuo en representación propia, de allí que destaquemos el carácter colectivo del conflicto; sí se registra cuando hay un solo afectado pero un colectivo se hace eco de la situación y la toma como demanda propia.

A partir de 2014 se incorporó una clasificación de los conflictos que involucra el cruce de distintas variables, a partir de la dinámica combinada de las características que adoptan las diversas acciones conflictivas. Su análisis requiere de un abordaje extenso, por lo que será desarrollado en otra publicación en esta misma categoría del blog.

Aquí solamente mencionamos los 5 agrupamientos:

  1. Conflicto por rama por paritarias y salariales
  2. Conflicto por rama no salariales
  3. Conflicto “mixto” – con características híbridas entre lugar de trabajo y la rama
  4. Conflicto en el lugar de trabajo
  5. Conflicto multisectorial

Acción conflictiva (AC) es la vía de ingreso desde donde observar los conflictos laborales. Constituye la manifestación de una disputa de intereses, que abarca condiciones o relaciones laborales, y cuyos actores son provinciales o visibles en el ámbito provincial.

 

3-Las definiciones generales de nuestras preguntas

3.1. ¿Quién protagoniza el conflicto? y ¿A quién reclama? Protagonistas y Antagonistas

El actor protagonista del conflicto es siempre, por definición, el trabajador. Los antagonistas pueden ser el Estado, la patronal, otros trabajadores, el sindicato, o algún tipo de agrupación de los anteriores. Se relevan como protagonistas: trabajadores estatales, trabajadores privados, trabajadores informales o de la economía popular, desocupados y jubilados.

Desde el inicio de los registros de conflictos laborales en junio de 2011 se han efectuado cambios en algunas definiciones:

“Trabajadores”: Como regla general, no se registran las AC de propietarios. Por lo tanto, los conflictos protagonizados por permisionarios de taxis y remises, por ejemplo, no se incluyen, y sí los de los peones de taxi.

Un caso particular comenzó a discutirse luego del motín policial de diciembre de 2013.Puso en el tapete la cuestión del lugar que ocupa la policía en la sociedad y revivió los debates sobre su relación con la clase trabajadora: por el hecho de cobrar un salario, ¿forma parte de la misma? ¿es deseable, necesaria y posible su sindicalización[2]? O bien, como parte del aparato coercitivo del estado capitalista, ¿se le opone a ella esencialmente con violencia y represión? Frente a esto, nuestra decisión fue considerar a la policía como parte del aparato coercitivo del Estado y, por lo tanto, excluir el motín de nuestro registro de conflictos protagonizados por colectivos de trabajadores/as. “Cobrar un salario”, en el caso de la policía, oculta su función: ser una fuerza represiva y contra-manifestante. Así quedó demostrado cuando, una vez levantados los motines en Córdoba y otras provincias, la policía reprimió las protestas de otros/as trabajadores/as que reclamaban un aumento salarial en sintonía al concedido a la fuerza.

Resolución del Conflicto: Esto es, cuando una noticia anuncia un acuerdo entre las partes o se hace público –noticia- el desenlace del conflicto. No todos los conflictos logran un acuerdo, y no todos ellos se convierten en noticia periodística. Por eso, el registro tiene las debilidades de la misma fuente de datos y de la dinámica de los conflictos concretos. Cuando disponemos del dato, la fecha se incorpora como cierre del conflicto y cómo se resolvió queda para el análisis cualitativo.

3.2. ¿Qué demanda? Disponemos de una doble clasificación de las demandas. Por un lado, y para posibilitar la comparación con los demás Observatorios de la ROC, señalamos la demanda principal de cada AC. El criterio de determinación de la misma cuando existe más de una, sigue el criterio de priorización de la fuente.

Por otra parte, nos interesa analizar todo el espectro de lo que se demanda, la capacidad de los colectivos para sumar reivindicaciones y trascender los reclamos clásicos en cada Co. Este dato también aporta información para analizar los comportamientos de las organizaciones, y medir su accionar en el continuum corporativismo-solidaridad.

Adicionalmente, estas demandas se agrupan en distintas categorías. Entendemos por Demandas:

  1. Salariales y mejoras: Mejoras salariales o aumentos; Convenio colectivo o paritarias; Aumento en la jubilación
  2. Condiciones de Trabajo: CYMAT no salarial; Blanqueo, Incorporación de contratados, mejores condiciones de contratación; Criminalización, agresión, violencia individual; Criminalización, agresión, violencia colectiva
  3. De crisis: Pagos adeudados, descuentos, rebajas salariales; Despidos o pedidos de continuidad laboral; Vaciamiento de empresa, quiebra, concurso de acreedores; Fuentes de trabajo, subsidios, planes; Suspensiones
  4. Políticas públicas: Cumplimiento, institucionalización, derogación de normas y disposiciones; Jubilaciones; Defensa de Bienes Públicos
  5. Solidaridad: Conflictos en otras áreas, reparticiones, etc.
  6. Campo Sindical. Problemas de Representación: Disputas por la representación de los trabajadores: sindicato-Estado (reconocimiento de su representación en negociaciones), sindicato-sindicato (encuadramiento) y sindicato-trabajadores (problemas de representatividad); Persecución gremial (desde la empresa o el Estado, individual o colectiva)

3.3. ¿Cuál es el nivel de organización que interviene? Se busca identificar aquí el grado de participación al interior de los trabajadores. Esta distinción nos permite observar la relación entre el tipo de demandas y quiénes las apoyan. Por ejemplo, las demandas contra despidos y suspensiones en las automotrices han sido protagonizadas por las bases y algunos delegados; las movilizaciones de los docentes generalmente involucran sólo a “cuerpos orgánicos”, que son los delegados y la conducción porque no convocan a las bases; en las demandas de Luz y Fuerza contra el impuesto a las ganancias participaron todos los niveles.

La clasificación que disponemos es:

  • Trabajadores autoconvocados y de base
  • Comisión interna y delegados (no alineados a la conducción);
  • Una categoría que agrupa a las dos anteriores;
  • Conducción y/o cuerpos orgánicos (comisión interna o cuerpo de delegados);
  • y otra donde participan todos.
  • Está la posibilidad también de que la AC sea realizada por el Estado como poder público.
  • Además, y para las AC con marca patronal, está la opción de Patronal, que aplica tanto al Estado como empleador como a las empresas.

Mantener estas 7 categorías habilita a poder profundizar en dinámicas sectoriales o casos específicos, o indagaciones cuyas preguntas remitan a trabajar de un modo más parsimonioso la participación en la protesta. Sin embargo, en la práctica, y a partir de que algunas categorías solamente presentan valores, las hemos recategorizado en:

  1. Trabajadores de base y/o delegados: Agrupa a las anteriores 1), 2) y 3)
  2. Conducción y/o Cuerpos orgánicos: Corresponde al agrupamiento 4).
  3. Trabajadores de base, delegados y conducción. Refiere a la 5)

3.4. ¿Cómo protesta? Con el formato de protesta sucede lo mismo que con las demandas. Medimos el formato principal, y los demás formatos.

Compartimos una categorización de formatos de protesta con el resto de los Observatorios de la Red. Por su parte, sabemos que el MTEySS contemplaba sólo los conflictos con paro[3]. A los integrantes del equipo del OCLC nos interesa dar cuenta de los diversos modos de expresión de los conflictos, a la vez que entendemos que no todos los formatos tienen la misma relevancia. Identificamos el formato principal, pero registramos todos los formatos que presente cada AC. El criterio de determinación del formato principal cuando existe más de uno, se corresponde con un orden de prioridades preestablecidas, según la importancia de la acción en términos de generalización de la medida, efectos sobre la dinámica social y presencia física de los trabajadores. Por ejemplo, si es paro y presentación ante el Ministerio de Trabajo, paro es considerado principal, y la presentación es formato secundario.

De la combinación de dimensiones antes mencionada se obtiene el siguiente orden de prioridades:
1º Huelga
2º Ocupación y toma de instalaciones
3º Corte de ruta y piquete.
4º Marcha y movilización
5º Trabajo a reglamento
6º Asambleas
7º Acto de protesta
8º Acciones legales y comunicativas
9º Difusión y comunicación

Como en las demás dimensiones de análisis, debatimos entre la valoración del detalle y la de la posibilidad de generalización o análisis. Es así que los formatos anteriormente mencionados han sido reagrupados. Inicialmente, clasificamos los formatos en Activos cuando involucraban la presencia física de los trabajadores, y Pasivos cuando no contaban con esta (Boletines 2011 y 2012). A partir de 2013, utilizamos los términos AC Directa e Indirecta, pero los contenidos de cada categoría son los mismos.

Las Acciones Conflictivas Directas (ACD) son aquellas que requieren la participación “material” del conjunto o de una parte de los colectivos. Adicionalmente y con fines comparativos, subdividimos en ACD-Paro y ACD-No Paro. Constituyen AC Indirectas las acciones que no requieren de la presencia del colectivo de trabajadores.

  1. Acción Directa Paro: El paro o huelga es el indicador clásico de conflictividad laboral, y el que toma el Ministerio de Trabajo de la Nación para sus mediciones.
  2. Acción Directa no paro incluye: Trabajo a reglamento, quite de colaboración; Marcha, Movilización; Piquete, Corte de rutas o calles; Ocupación, Toma de instalaciones públicas o privadas; Acto de protesta; Asambleas; Plenario fuera del lugar de trabajo; Juntada de firmas/Volanteada
  3. Acciones Indirectas:
    • Legales: Acciones legales o administrativas; Reunión de negociación/ Conciliación Obligatoria; Acatamiento conciliación obligatoria; Negociación paritaria; Intervención Estatal o Patronal de gremios; Denuncia.
    • Declarativas: Estado de Alerta y movilización; Difusión y comunicación; Amenaza de paro
    • Otras: posibilidad de otra forma de protesta no contemplada en las anteriores

3.5. ¿Cuál es el nivel de agregación de la protesta?

Con esta pregunta intentamos acercarnos al impacto del conflicto a partir del grado de involucramiento de los trabajadores según la dinámica de producción sectorial. Las categorías que contemplamos son: Empresa o lugar de trabajo; rama de actividad; varias ramas de actividad; y todas las ramas.

Ante todo, acerquémonos a la agregación “lugar de trabajo”, mediante algunos ejemplos. Puesto que nuestra fuente es periodística, algunos títulos de las notas resultan elocuentes:“Asamblea en Hospital de Urgencias: no garantizan hoy la atención en consultorios externos”, “Judiciales tomaron Tribunales I y paran hoy”, “Trabajadores de Faesa [empresa metalúrgica] protestan por el despido de 12 empleados”, “Precarización laboral en la UNC / Contundente paro de docentes de Distancia de la ECI”, “Tercer paro de colectivos de ex-Tamse en un mes” “No limpiaron el IPEM Nº218 por falta de pago de la empresa GUBA”. Como se ve, hay lugares de trabajo que son “móviles” como los colectivos, pero lo consideramos AC en el lugar de trabajo, puesto que no se trata de toda la rama sino de una empresa puntual.

3.6. El lugar donde se desarrolla la acción

Donde se registra el espacio donde se desarrolla la AC. Un departamento de la Provincia para el caso de las AC puntuales (generalmente del lugar de trabajo o de un municipio), “Varios departamentos” cuando  el alcance es más amplio, “Toda la provincia” cuando se trata de  una AC provincial y “Nacionales” cuando el conflicto incluye a todo el país y en Córdoba tiene repercusiones.

 

4. Qué fuentes periodísticas utilizamos

Nuestros registros tienen como fuente las versiones digitales de diarios de alcance regional o provincial, y otros de edición digital solamente. La gran mayoría de los relevamientos de este tipo en el país considera exclusivamente un diario representativo de todo el territorio. En nuestro caso, y dado que contamos con diarios regionales de gran alcance, tomamos en un comienzo:

  • La Voz del Interior
  • La Voz del Interior
  • Indymedia. Hasta 2013 que deja de publicar.
  • Prensared. Hasta 2014 porque sobrerepresentaba estadísticamente al sector de prensa.
  • La Izquierda Diario (que surge en septiembre de 2014) se suma al registro desde 2015, y compensa la baja de Prensared y en parte Indymedia.
  • Cba24N. Se suma a partir de 2015, pero la amplia cobertura que realiza nos llevó a sus archivos, por lo que este medio da cuenta hoy de la conflictividad laboral desde 2012.
  • El Diario del Centro del País, de Villa María y región.
  • La Voz de San Justo, de San Francisco y alrededores.
  • El Puntal, de la región de Río Cuarto. Hasta marzo de 2018 cuando eliminó el acceso a sus archivos de noticias y fue reemplazado por otro medio de la región.
  • Telediario Digital. En reemplazo de Puntal, desde abril de 2018 se registran los conflictos de la región circundante a Río Cuarto a través de este medio.

A partir de 2018 gran parte de los medios digitales que revisamos han modificado sus pautas de acceso a las noticias y/o han renovado sus diseños con efectos temporales y permanentes, según el caso, para el acceso a sus archivos. La Voz del Interior es pago superado un número de accesos diarios. Puntal, como mencionamos, no tiene su archivo disponible. El Diario de Villa María tuvo un período en el que la información de archivo no estuvo disponible pero se solucionó en pocos meses. Cba24n también tuvo dificultades de acceso a sus archivos por un breve período, y no se afectó la carga.

5. Los análisis cualitativos

Lo anteriormente descripto es utilizado para realizar análisis agregados de índole estadística, si bien siempre están acompañados de interpretaciones y contextualizaciones.

Cuando nuestros registros nos muestran que hay conflictos particulares que alcanzan cierta importancia -ya sea por la gravedad de lo que demandan, por la duración del conflicto, por la participación que logran, por sus efectos sociales, etcétera- o cuando forman parte del interés de los integrantes del equipo, nos acercamos a los trabajadores en conflicto para comprenderlo en profundidad y contribuir a su visibilización.

Redactamos Crónicas Breves, generalmente a partir de una acción conflictiva retratada en el momento en que sucede; también Análisis, que son indagaciones más profundos de los casos, donde se realizan entrevistas extensas a les protagonistas y se aborda la integralidad del conflicto; finalmente, para habilitar a otras posibles lecturas –y cuando los protagonistas nos autorizan- publicamos las desgrabaciones de las entrevistas.


Les lectores encontrarán los análisis basados en el registro de nuestra base de datos, de carácter fundamentalmente cuantitativo, en la sección “Publicaciones”. Los análisis de casos, cualitativos, se encuentran en la sección “Vida laboral”


Notas

[1]En caso de que de la noticia no se deduzca claramente cuál es la demanda principal o haya discrepancias según la fuente de información, existe un listado de prioridades de demanda.

[2]En rigor, el debate sobre la sindicalización de las “fuerzas de seguridad” ya había adquirido visibilidad con los motines de gendarmes y prefectos en 2012.En ese momento, dirigentes sindicales como Hugo Moyano (CGT-Azopardo), Antonio Caló (CGT-Balcarce), Hugo Yaski (CTA-oficialista) y Pablo Micheli (CTA-disidente) se pronunciaron públicamente a su favor.

[3]A partir de 2018 el MTEySS de la Nación ha dejado de relevar la conflictividad laboral, una decisión que lamentamos puesto que, pese a las discrepancias en las mediciones, el acceso privilegiado a los datos que tenía este organismo servía como control por comparación con los registros propios, como orientación general por su alcance nacional, y permitía orientar los análisis cualitativos de conflictos.

Anuncios