La “crisis hídrica” en Córdoba: dimensiones manifiestas y latentes del conflicto por el agua (1)

Compartimos en este Dossier un análisis acerca de la dinámica de las acciones colectivas más visibles y mediatizadas alrededor de la Crisis Hídrica, abordando como fuente el material producido por organizaciones civiles, organismos estatales, académicos y la prensa gráfica. Seguidamente, se delinean los caminos abiertos, tratando de aproximar las miradas múltiples a los diferentes tópicos implicados.

Por Patricia Mariel Sorribas2.

Observar y registrar lo observado permite aproximar una primera lectura acerca de la cuestión del agua y por qué algunos actores se movilizan y protagonizan diversas acciones colectivas con diferentes niveles de mediaciones. Desde el vecino que vivencia directamente la escasez del recurso por los cortes planificados o por su ausencia sorpresiva en su hogar; hasta profesionales que reclaman –informes técnicos mediante– obras integrales y basadas en una concepción del agua como bien común y como derecho. Entre ellos actores colectivos ligados al sector productivo de la provincia (principalmente agrícola) y hasta los poderes ejecutivos municipales han aparecido en el espacio público para visibilizar las múltiples formas en que se manifiesta el conflicto por el agua. Así de la escasez para el consumo humano se pasa a la desigualdad en el acceso al agua; del agua como recurso indispensable para la producción agrícola a los servicios privatizados del agua para consumo urbano cada vez más asociada a problemáticas de contaminación.

Desde esa primera lectura de los aspectos más manifiestos, se torna indispensable derivar en múltiples lecturas del abundante material producido por organizaciones civiles, organismos estatales, académicos y la prensa gráfica. Y aunque el adjetivo abundante pueda ser utilizado para calificar al quantum de información producida, también puede afirmarse que acceder a datos oficiales sobre informes de impacto ambiental, planificación de obras o inclusive información sobre el actual organigrama de la repartición provincial responsable del recurso natural agua, no constituye una tarea fácil. Quien reconoce que ante esta problemática tan compleja está desinformado, no tiene un camino fácil entre la información contradictoria y el ocultamiento de información crítica que se supone es producida por los organismos estatales.

Partiendo de este panorama, en este Dossier en primer lugar se describe la dinámica de las acciones colectivas más visibles y mediatizadas, y luego se delinean los caminos abiertos por ese análisis tratando de aproximar miradas múltiples a diferentes tópicos implicados en la configuración de la cuestión definida genéricamente como crisis hídrica.

1. ¿Qué ha sido visibilizado acerca del conflicto? Principales actores, acciones colectivas y encuadres del conflicto desde la mediación mediática.

En primer término, durante el mes de julio de 2011 desde Colonia Tirolesa actores del sector productivo –Cámara de Productores de Papa de la región y quinteros – plantean que es posible que el agua para la producción no sea suficiente por lo cual demandan subsidios al gobierno provincial de modo de garantizar la rentabilidad de la actividad. Es decir no quieren
correr el riesgo de sembrar y de que no tenga agua. En tal sentido un reclamo de estas características responde más a un encuadre de “consecuencias económicas” que a uno de “interés humano” (Semetko y Valkenburg, 20003) o de salud poblacional.

En segundo lugar, noticias visibilizadas por la prensa (LVI) en agosto de 2011 refieren a situaciones que tienen un inicio anterior, principalmente durante julio de 2011. Este primer desfasce temporal es explicado por uno de los actores (Jorge Boido, vocero de la Coopi de Carlos Paz) mediante un encuadre que atribuye al gobierno municipal de Carlos Paz una preocupación por las consecuencias económicas negativas sobre el sector turístico. En tal sentido declarar la alerta naranja (demanda de la COOPI) es atribución del gobierno municipal pero este actor discrecionalmente decide cuándo declararla so pena de agravar la situación de desajuste entre demanda de agua y capacidad de satisfacer esa demanda. Como contrapunto se visibilizan acciones gubernamentales por parte de los municipios de Cosquín, Río Ceballos, Unquillo y Mendiolaza que responden más anticipadamente a la declaración de alerta y consecuentemente a restringir el consumo de agua. Sin aportar explicaciones ni identificar acciones precisas se explicita que “la peor parte la lleva Salsipuedes, donde la emergencia hídrica es cotidiana desde hace más de un año”.

La situación de Carlos Paz remite más a un encuadre de “conflicto” (Semetko y Valkenburg, 2000). Otro actor con quien antagoniza la COOPI corresponde a la empresa prestataria del servicio de abastecimiento de agua potable en la ciudad de Córdoba – Aguas Cordobesas – a quien se le reclama que se apure con la puesta de medidores de agua en dicha ciudad, para reducir el impacto sobre el San Roque. A la par de esta definición de la situación debida a acciones u omisiones de agentes humanos, la Parroquia del Carmen, la Asociación Hotelera y Gastronómica local, algunos vecinos y hasta el propio intendente electo Esteban Avilés protagonizan una procesión en catamaranes para pedir por una temporada sin sequía.

En tercer término, se vinculan la situación “crónica” de la localidad de Salsipuedes con déficit en el abastecimiento de agua para consumo humano, con la preocupación económica de productores frutihortícolas de Colonia Caroya4. Frente a esta situación conflictual que remite a encuadres diferenciables aparece la figura del gobierno provincial – a través de la subsecretaría de Recursos Hídricos – como mediadora. Posteriormente las acciones y demandas desde Colonia Caroya involucran a más protagonistas (autoridades municipales y de la Cooperativa de Servicios) a la vez que extienden el perjuicio hacia otras poblaciones (Jesús María y Sinsacate) y se enfatiza la cuestión de consumo humano del agua. Tal modificación en el modo de visibilizar el conflicto obedece al establecimiento de una causa que configura el principal factor que condiciona la crisis futura por la escasez de agua: el emprendimiento del empresario Euclides Bugliotti en el ejido municipal de Salsipuedes. Los propios vecinos de Salsipuedes se alinean con esta forma de definir el conflicto en tanto las obras inmobiliarias previstas afectarían aún más la situación de crisis hídrica. En septiembre de 2011, en los medios son visibilizados más actores (autoridades de Colonia Caroya, Jesús María y Colonia Vicente Agüero, referentes de sectores productivos locales, integrantes de la cooperativa de energía eléctrica y asesores del Inta) que accionan para “detener el proyecto del acueducto” que prioriza la provisión de agua al emprendimiento inmobiliario, es decir no obedece a una preocupación por garantizar a la actual población de Salsipuedes el acceso al agua. Plantear la oposición a las obras a nivel de los medios de prensa obliga a estos actores a clarificar que “la reacción no implica una lucha contra los vecinos de Salsipuedes y otros pueblos de las Sierras Chicas, que sufren una recurrente crisis hídrica que podrían solucionar con ese acueducto”5. El mantenimiento del conflicto deriva en acciones más directas: marchas y manifestaciones de vecinos de Colonia Caroya bajo el lema “Defendamos todos el agua de Colonia Caroya”. A su vez, desde las autoridades municipales de Salsipuedes se plantea un encuadre diferente: la obra sí tendría como destinatarios a los habitantes actuales de la localidad y garantiza que los informes técnicos permiten inferir que ese beneficio para Salsipuedes se logra sin afectar el acceso al agua de los habitantes de las otras localidades. En respuesta a la postura del intendente de Salsipuedes respecto del informe técnico que garantiza agua para todos, múltiples actores (vecinos, estudiantes, ex intendentes, concejales y también el diputado nacional radical Heriberto Martínez) refuerzan la situación conflictual contra el gobierno provincial argumentando que no han tenido acceso a una copia del proyecto de la Subsecretaría de Recursos Hídricos. Por ende, no pueden llegar a la misma conclusión que el intendente de Salsipuedes.

En cuarto lugar, nuevamente se plantea a nivel manifiesto un conflicto entre localidades por el acceso al agua para consumo humano. Tal es el caso de La Granja y La Cumbre. Los déficits en ambas localidades intentan explicarse por tomas ilegales del cauce del río Tiu Mayú. Enfatizar estas causas lleva a los municipios a antagonizar con el gobierno provincial a quien atribuyen la responsabilidad por el control de tales prácticas ya que no sería competencia de los gobiernos locales.

Por último, ya en diciembre de 2011 desde la prensa se enfatiza el agravamiento de las situaciones visibilizadas en los meses anteriores principalmente en la región de sierras chicas. Se remarcan la reducción de acceso al agua por cortes en el servicio, distribución de agua mediante camiones cisterna, dificultades en la potabilización del agua de La Quebrada, daños económicos por la falta de agua (viveros y servicios hoteleros), retrasos en obras, y aumento de la demanda por utilización de inmuebles de veraneo en distintas localidades serranas. Este último factor lleva al planteo de la desigualdad en el acceso a un recurso que es escasísimo: un vecino de afirma “vivo a 100 metros de vecinos que tienen pileta y yo me baño con un tarrito”6. Es decir la crisis hídrica no afecta a todos por igual y tal desigualdad no obedece a fenómenos de la naturaleza sino a acciones y omisiones de agentes humanos.

2. La(s) Crisis Hídrica en la provincia de Córdoba.

Entre quienes definen en qué consiste la crisis hídrica –ya sea a nivel provincial o circunscripta a una región de la provincia– se puede establecer una coincidencia relevante: es un fenómeno que responde a múltiples factores. Dar cuenta de todos ellos no constituye el objetivo del presente dossier, de todos modos se irán identificando los más salientes según diversas fuentes de información, a la vez se establecerán vínculos entre dichos factores. Para leer más haga clic aqui. Trabajo completo (PDF)

3. Haciendo Foco.

3.1. La cuestión hidrográfica en las Sierras chicas y Punilla.

En esta sección se hará foco sobre el contexto particular en el cual se ha manifestado la mayor cantidad de acciones colectivas mediante las cuales diferentes actores enfrentaron la crisis hídrica de fines de 2011 y principios de 2012. Para ello se abordarán más específicamente datos relativos a los factores identificados como los condicionantes de dicha crisis.

En relación a las precipitaciones y según fuentes del Observatorio meteorológico Salsipuedes “en la última década, las regiones de Punilla y Sierras Chicas recibieron 1.230 milímetros menos de agua de lluvia que en la anterior”. Mario Navarro, observador meteorológico, asegura que la media histórica de lluvias en Punilla, de 840 milímetros anuales, bajó a 810 en la última década. Y en Sierras Chicas, pasó de 1.024 a 920 milímetros. Mientras, según sus registros, “en Calamuchita casi no tuvo variantes: alrededor de 860 milímetros anuales”. La merma de las precipitaciones no sólo impacta sobre el nivel de los lagos ya que según Navarro7, “en los ríos que rodean y abastecen al Gran Córdoba (en Punilla, Sierras Chicas, el Suquía, el Xanaes y el Jesús María), la cota en la última década bajó en promedio más del 50 por ciento respecto de la histórica8, tanto en ancho como en altura”.

La crisis hídrica focalizada en la situación de los lagos San Roque y La Quebrada, y de los ríos y arroyos del valle de Punilla y de Sierras Chicas, no sólo obedece a la cuestión climática de los ciclos de lluvias. Aquí se torna muy relevante el proceso de urbanización, es decir la cantidad de habitantes en esas zonas (las de mayor crecimiento poblacional en esta provincia). Eso lleva a definir el problema en términos de más demanda, con menos ‘producción’. Por el crecimiento poblacional notable del sur de Punilla (Carlos Paz y comunas vecinas) y las Sierras Chicas (Río Ceballos, Unquillo, Salsipuedes y otras) la demanda de agua se incrementó respecto de una década atrás. Con las mismas fuentes de provisión, hay más gente y emprendimientos consumiendo. El desajuste entre demanda y oferta de agua obedecería a que ese proceso demográfico no ha sido acompañado por inversiones en infraestructura que garantizaran el acceso al agua. En todo caso esta última apreciación corresponde a una evaluación a posteriori y hace suponer que el problema se reduce a una cuestión técnica. Es decir sería posible dar una respuesta que adecúe la relación entre demanda y oferta a través de la ejecución de obras de envergadura. De todos modos, un planteo de estas características deja sin develar otra serie de cuestiones: ¿por qué se da ese proceso de urbanización? ¿Quiénes lo favorecen? ¿Qué otros factores ambientales se ven afectados más allá del acceso al agua para consumo humano, para producción o para el sector servicios (principalmente turísticos)? ¿Qué impacto tiene sobre la configuración de otros problemas relativos al agua como la contaminación? Sin pretender dar respuesta a tantos interrogantes en los párrafos siguientes se presenta información que aporta una aproximación al fenómeno de la desordenada urbanización a la que se ha visto sometida esta zona de la provincia. En tal sentido para el caso de la ciudad de Carlos Paz y solo en el año 2011 se registraron 511 permisos de edificación que se corresponden con 315.824 m2 de superficie cubierta. Tales datos permiten inferir una alta concentración de los emprendimientos de edificación, más aún si se los compara con los correspondientes al año 2004 en el que se registró el mayor crecimiento de permisos (1251) por un total de 158.579 m2.; y en el caso de Río Ceballos desde 2007 se observa un incremento de los m2 cubiertos con una mayor concentración (menos obras y más m2) en el año 20089. Para un mayor detalle de la distribución por año y por localidad de los permisos de edificación ver el Gráfico 1.

Gráfico 1

Cantidad de permisos otorgados por los municipios entre 1994 y 2011.

Fuente: elaboración propia en base a documentos de la Dirección de Estadística y Censo de la provincia de Córdoba.

Situación del Río San Antonio y el problema del agua por contaminación. El Río San Antonio, importante recurso hídrico y factor fundamental en el desarrollo productivo, turístico y social de la región se ve afectado año tras año por elementos contaminantes propios de la presión antrópica y urbanística que alteran severamente su agua modificando el ecosistema hídrico ambiental. A estos factores debe agregarse la existencia de minerales propios de la cuenca que quedan al descubierto por el laboreo minero y por la quema o incendios que descubren dichos materiales que acompañan a la roca. Las causas del deterioro incluyen la descarga a los cursos de aguas superficiales de líquidos cloacales y pluviales, el vertido de efluentes industriales con nulo o escaso tratamiento, el arrastre de suelo conteniendo plaguicidas, fertilizantes y el vertido de desechos orgánicos pecuarios y de otras sustancias, provocando cambios físicos y químicos, poniendo en riesgo la salud de todos los habitantes, afectando a la biota y a las distintas comunidades que en ella viven. Esta situación influye negativamente en la vida humana y condiciona a la principal fuente económica de la región, que es el Turismo10.

Como ya se indicó este Río es uno de los dos más importantes afluentes del Lago San Roque con el que se aprovisiona de agua potable las ciudades de Villa Carlos Paz y Córdoba, con una población efectiva de más de 1.600.000 habitantes. El uso actual de la cuenca influye en la tendencia que ésta presenta a la generación de crecientes repentinas, fundamentalmente por la alteración de la vegetación natural (siendo los incendios incontrolados la causa principal). Sin embargo no son las causantes directas, ya que las características intrínsecas de la cuenca (litología, pendientes, clima, vegetación natural, etc.) son las causantes principales de las crecientes. El manejo de las áreas rurales sin prácticas de conservación, si bien involucra la acción de procesos de erosión acelerados y el aporte de sedimentos a los cauces, es menos significativo dada la reducida extensión de las áreas de cultivo11.

El Lago San Roque y la contaminación de sus aguas. Desde el informe del año 200 del Banco Mundial se señala como uno de los casos más flagrantes de externalidades y costos ambientales creados por descuido del medio ambiente citan el del Lago San Roque en Córdoba. “Este embalse constituye la principal fuente de abastecimiento de la ciudad de Córdoba. Se ha detectado la presencia de cianobacterias en el embalse y de thrihalometanos en las plantas de tratamiento, con niveles por encima de la norma. La causa probable de esta contaminación es la urbanización alrededor del lago que no está dotada de un sistema de saneamiento adecuado. Corresponde a una población de 74.000 habitantes que se duplica durante 1os fines de semana y periodos turísticos. Algunos estudios académicos indican que el origen de la presencia de cianobacterias es el nivel elevado de nitrógeno y fósforo en el lago. La ciudad de Córdoba, que se abastece con el agua del lago, está sufriendo las externalidades de esa contaminación ambiental, con el subsiguiente riesgo para la salud de su población. Una estimación muy preliminar y aproximada situaría las pérdidas económicas, asociadas a las externalidades negativas vinculadas a las deficiencias en la gestión de 1os recursos hídricos, principalmente subterráneos, en más de mil millones de pesos por año. Asimismo, un monto del orden de 500 millones de pesos anuales estaría vinculado a las pérdidas relacionadas con la deficiente gestión del riego, salinidad y mal drenaje (Banco Mundial, 2000:20).

3.2. La crisis hídrica agudizada por el emprendimiento “La Overa”.

Entre los discursos y acciones más visibilizados mediáticamente podemos indicar aquellos referidos a la iniciativa privada (Estancia La Overa, un emprendimiento urbanístico de 150 hectáreas) para la localidad de Salsipuedes. Tal iniciativa es identificada como un factor clave para entender cómo la crisis hídrica es significada por los diferentes actores afectados (beneficiados y perjudicados). A partir de dicho protagonismo se torna pertinente profundizar en su análisis recurriendo a otras fuentes de información. En tal sentido se consideran los discursos visibilizados mediante otros recursos por parte de organizaciones sociales que participan de la definición de la crisis hídrica y la identificación de sus factores explicativos.

El Colectivo Salsipuedes12 viene analizando el emprendimiento en torno a la información que se ha visibilizado por las voces de los responsables del emprendimiento. En primer término se ha sostenido públicamente que La Overa se autoabastecerá de agua, en cambio estudios independientes demuestran que el proyecto es técnicamente imposible. A pesar de tales discrepancias en los informes técnicos, el Gobierno provincial, a través de la Subsecretaría de Recursos Hídricos y la Secretaría de Ambiente ya aprobó el estudio de impacto ambiental presentado por el Grupo Dinosaurio. Es decir, les da la factibilidad en base a información que sólo ellos tienen. Lo del autoabastecimiento contrasta con la información obtenida por la Secretaria de Recursos Hídricos (que hay 4 pozos, de los cuales uno no posee prácticamente agua, y uno solo produce un caudal aceptable) y por estudios independientes de investigadores de la Universidad, que demuestran que es técnicamente imposible que la Cuenca de la Estancia la Overa pueda producir los alrededor de 400.000 litros diarios de agua que necesitará el emprendimiento.

En segundo lugar, se afirma que es mejor un emprendimiento donde se afectará solo 4 hectáreas, a que se lotee toda el área con 2000 lotes. Para Gurvich esto constituye una falacia, dado que el área no estaba previamente loteada. Para poder lotear el área, la municipalidad tendría que aprobar el loteo con sus respectivos estudios, entre ellos la factibilidad de agua. Cuando se sancionó el actual Código de Ordenamiento Urbano en el año 2008, la Municipalidad cambia el posible uso de la tierra de la estancia de uso rural a la posibilidad de poder establecer un macroemprendimiento. En otras palabras, la Municipalidad pudo haber conservado el área como de uso rural y de reserva natural, evitando tanto el loteo de la misma como la instalación de macroemprendimientos.

En tercer término, se ha enfatizado sobre el desarrollo y los puestos de trabajo asociados al emprendimiento. Desde el Colectivo Salsipuedes se señala que esta localidad “hace unos quince años se ha transformado en una ciudad dormitorio de Córdoba. La principal fuente de ingresos es la gente que trabaja en Córdoba y vive en Salsipuedes. La actividad turística prácticamente no existe y la industria, obviamente, menos”. La capacidad de generar trabajo es muy poca; mientras más grande es el emprendimiento económico, mucho más concentrada está la ganancia. La bandera del trabajo hay que tomarla entre comillas. Este proyecto está pensado para que los turistas pasen todo el tiempo dentro del establecimiento, es un proyecto turístico puertas adentro. Esto significa que la gente va a pasar todo el día ahí, por lo tanto, la capacidad de desbordar dinero para el pueblo no existe, porque no tiene que ofrecer. Esto es típico de estos empresarios, ellos invierten una cantidad de plata, pero el Estado le tiene que ofrecer toda la estructura para que puedan invertir13. Sobre este punto cabe resaltar otra interpretación. “Teóricamente Bugliotti trae el progreso. Sin embargo toda la obra necesaria la pagó la provincia: el camino el Cuadrado, la autovía, el crédito para hacer el emprendimiento”14.

En cuarto lugar se trató de darle al proyecto mismo un carácter ecológico. Se llegó a afirmar que la mayoría de la inversión recaería en la creación de una reserva natural15. Al respecto y desde información aportada por espacios dedicados a la publicidad y venta de inmuebles de alto valor (http://www.condominiospremium.com), se especifica que “El proyecto contempla la construcción, en el ambiente natural de una reserva, de un hotel similar al Orfeo Suites de Alto Verde, aunque un poco más grande, y de tres torres de departamentos. (…) la construcción del hotel demandará la mitad de la inversión estipulada; es decir, unos 5 millones de dólares. Además, el grupo Dinosaurio dio la primicia de que sobre la ruta de la reserva natural de Salsipuedes emplazará un restaurante con todo el estilo que lo caracteriza. Y, como si esto fuera poco, Bugliotti ya ha firmado un convenio con el gobierno cordobés para la creación de una reserva natural de pájaros autóctonos dentro de este emprendimiento. Para tal fin, construirá una impresionante jaula de 30 metros de diámetro para ubicar diversas especies de aves”. Desde el Colectivo Salsipuedes “el tema es que, más allá de que no toquen el bosque, claramente no van a tener el agua que necesitan. Hablan de una reserva natural y adentro andarán en cuatriciclos; biológicamente es una ridiculez tener 20 ó 30 personas andando en cuatriciclos permanentemente”. La sola actividad de los habitantes de los 240 departamentos y de los huéspedes del hotel, generarán un fuerte impacto sobre el área. Además la liberación de fauna incautada, tiene que realizarse como último recurso, y luego de exhaustivas investigaciones, que no están reflejadas en el convenio firmado. Según Gurvich este convenio está en línea con tratar de vender proyectos como “ecológicos”, lo que muchas veces puede distar de la realidad.

Los apartados anteriores permiten evidenciar cómo frente al caso particular del emprendimiento La Overa en una zona que recurrentemente se declara en emergencia hídrica nuevamente podemos observar los distintos factores que contribuyen a generar los conflictos en torno al agua. El proceso de urbanización a través de los emprendimientos turísticos/inmobiliarios (los activos o publicitados son: ‘Balcones de la Estancita’, ‘La Overa’, ‘Chacras de la Cumbre’, ‘Candonga’) en gran parte están localizados en la parte alta de las cuencas de captación de agua de los ríos y arroyos, zonas de gran sensibilidad ambiental. Por ello “es importante tener en cuenta el impacto que tienen o tendrán en conjunto todos los emprendimientos que se realizarán”. A su vez, “la mayor parte de estos emprendimientos tienen consumos relativos muy elevados, ya que en general están destinados a sectores sociales de alto consumo (pileta, parques amplios, etc.)”. Por otro lado, las mismas urbanizaciones afectaran la capacidad de las cuencas para suministrar agua. La construcción de caminos, edificaciones, reemplazo de la vegetación nativa por especies exóticas, aumentan la escorrentía, producen erosión, lo que se traduce en que el agua que finalmente llegue a los ríos sea de menor calidad y cantidad. Otro aspecto importante es el tratamiento de los residuos líquidos, los que sin un buen tratamiento, contaminan las cuencas16. Gurvich sintetiza los aspectos negativos: degradación del bosque, pérdida de biodiverdad, aumento de la erosión, aumento explosivo del valor de la tierra, el suministro de agua. Respecto del suministro resalta que “las napas de aguas en las sierras actúan como si fueran ríos subterráneos que fluyen desde las partes más altas de las Sierras a las más bajas. Esto quiere decir que el agua que en su momento pasa por las partes altas (La Overa), tarde o temprano llega a las partes más bajas, como en este caso puede ser el pozo de captación de Barrio Ariel, o eventualmente el pozo de Plasman. Lamentablemente esta instaurada la idea de que la falta de agua se soluciona con obras, lo que es un grave error, ya que el principal problema es que somos cada vez más, y que la capacidad de las Sierras de brindarnos agua es cada vez menor”17. “Bugliotti dice que tiene sus propios pozos de captación de agua, pero lo cierto es que la cuenca hídrica es una sola. Por más que extraiga agua de su propiedad, lo que terminará haciendo es secar el recurso del que se nutre, ya con dificultades, todo el pueblo18.

De acuerdo a lo informado por el periódico Día a Día (26/7/2010)19 los cálculos de la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Provincia indican que “el emprendimiento de Dinosaurio utilizará –funcionando a pleno– unos 400 mil litros de agua por día. Vale decir, casi 150 millones de litros de agua al año”. Y a la par de este cálculo Jorge Masih, titular de la ex Dipas afirma que “hasta ahora, el empresario Bugliotti sólo ha requerido autorización para realizar dos perforaciones y usar el agua de un sólo pozo, con un límite de mil metros cúbicos al año, es decir, unos 2.700 litros por día, lo que equivale al consumo normal de una familia numerosa”.

Por su parte los vecinos de Salsipuedes dudan y cuestionan los estudios que está llevando el empresario ante la Provincia. Respecto al estudio de factibilidad de agua, denuncian que el profesional contratado por la subsecretaria de Recursos Hídricos para expedirse sobre la disponibilidad de agua, es el mismo que contrató Bugliotti para realizar las perforaciones en La Overa. Se trata del geólogo Héctor Frontera, cuya empresa Hidromediterranea SRL, según publica en su página web, es a su vez contratista de la Provincia20.

4. A modo de cierre.

Como se ha podido corroborar en párrafos anteriores, las obras públicas de infraestructura suelen ser enfatizadas como factores explicativos de la configuración de la crisis. Ya sea por fallas en su diseño y construcción, por desactualización en relación a la demanda, por su inexistencia o por ser planificadas de modo parcial contribuyendo a la percepción de inequidades entre localidades. También quedó planteado que durante el 2009 frente a una agudización de la crisis hídrica (principalmente por reducción del consumo humano) ya se reclamaban obras que aún hoy – 2012 – siguen sin estar cumplimentadas. Síntoma de la tardía o demorada respuesta estatal a la cuestión del déficit en la satisfacción de la creciente demanda de agua, es que al cierre de este dossier se pudo constatar que la respuesta gubernamental sigue siendo del orden de las “propuestas”. En tal sentido se puede pensar el panel recientemente implementado “Agua: un recurso a gestionar” que fuera promovido y organizado no por el gobierno sino por la “Fundación Córdoba Mejora” organización que “nace en el año 2007 en el marco de reuniones y almuerzos informales entre empresarios y profesionales que, decididos a vivir en la Provincia de Córdoba, participaban activamente de distintos ámbitos de la sociedad y se preguntaban como generar un desarrollo sustentable de su Provincia”21. En dicho marco la voz oficial a través del Director de Estudios y Proyectos de la Secretaría de Recursos Hídricos presentó el plan de obras de abastecimiento de agua en la provincia de Córdoba, con énfasis en el área metropolitana. En dicho plan vuelve a mencionarse la “Rehabilitación Integral del Canal Los Molinos – Córdoba” (Tramo con conducción Cerrada, Reparaciones varias del Canal existente y Construcción del Sifón en el río Anizacate)”. A su vez se retoma la propuesta del “Acueducto Sierras Chicas Norte” mediante perforaciones que tomarán agua de las zonas de derrame del río Carnero, para llegar a Salsipuedes en una primera etapa, y luego a La Granja. El avance de tal proyecto remite a la instancia previa de confección de los pliegos de licitación. Otra de las obras para la cual estarían en proceso de “conseguir la financiación para el desarrollo del proyecto” es el “Acueducto Río Dulce” entre las provincias de Santiago del Estero y Córdoba para uso ganadero y humano, abasteciendo a la región norte de la provincia de Córdoba. Sin precisar etapa en la que se encuentra se menciona la “Conducción Piedras Moras – Despeñaderos” la cual incrementaría la capacidad en la zona sur de la ciudad de Córdoba. Al igual que frente a la crisis vivida en 2009 se vuelve a proponer la “Conducción Paraná – Córdoba” con una extensión de poco más de 374 km.

Como puede observarse al igual que en 2009 la respuesta estatal cuando trata de enfrentar las crisis hídricas parte de asumir un diagnóstico parcial de la compleja configuración de factores antes identificadas y sucintamente descriptos. Se trata entonces de responder con propuestas de más obras que requieren de un financiamiento no asegurado con el objeto de adecuar la provisión de agua a la creciente demanda. Así no se problematizan otros factores, principalmente los relacionados al complejo proceso de urbanización y deforestación que afectan la producción de agua. De allí que la búsqueda de alternativas para lograr una mayor eficiencia en el uso de agua y traer agua desde los reservorios ubicados en la propia provincia resulte menos visibilizada.

1 Para la edición de este dossier se han revisado informes e información oficial y a la vez se han consultado a referentes académicos y sociales vinculados a la cuestión del agua. Agradecemos especialmente los aportes y comentarios sobre este dossier de Federico Kopta, Sergio Chiavassa, Rubén Actis Danna, Diego Gurvich y Christian Gebauer.

2 Miembro del Observatorio de la Conflictividad Laboral y Socio-ambiental de Córdoba. Docente de la Facultad de Psicología (UNC) y de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales (UCC). Miembro del Programa de Estudio de Acción colectiva y conflicto social (CIECS – CONICET) y del Equipo de Psicología Política (Fac. de Psicología de la UNC).

3 Semetko, H. y Valkenburg, P. (2000). Framing European Politics: a content analysis of press and television news. Journal of Communication, 50(2), 93-109.

4 Como demanda visibilizada a través de los medios se indica: “Los productores temen por el riego de las 150 hectáreas de viñedos y las 500 de frutas de hortalizas que dependen del caudal de ese río”.

5 Fuente: “Colonia Caroya exige explicaciones sobre el acueducto a Sierras Chicas” (LVI 23/09/2011).

6 Fuente: “Sin agua, ahora es La Granja la que entra en emergencia hídrica” (LVI 27/12/2011). Disponible en: http://www.lavoz.com.ar/ascochinga/sin-agua-ahora-es-granja-que-entra-emergencia-hidrica.

7 Del Observatorio Meteorológico Salsipuedes. Entrevistado por La Voz del Interior (18/8/2011): “Por qué los lagos del Gran Córdoba están peor que el resto”. Disponible en: http://www.lavoz.com.ar/cordoba/que-lagos-gran-cordoba-estan-peor-que-resto

8 No se ha podido acceder a información relativa al período de referencia utilizado para establecer el promedio histórico

9 Para mayor información ver datos de la Dirección general de estadística y censos.

10 Fuente: “Fundamentos” de ADARSA: http://www.adarsa.org.ar/quienes-somos/

11 Perfil Geomorfológico del Río San Antonio: Proyecto de Investigación sobre “El Perfil Geomorfológico del Río San Antonio”

12 Diego Gurvich, docente en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), biólogo e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

13 Raquel Schrott y Ezequiel Miodownik – Agencia de Noticias Biodiversidadla (10 junio 2010). Megaproyectos inmobiliarios en Córdoba, Argentina: Más grande es el emprendimiento, más concentrada está la ganancia.

16 ¿Los emprendimientos turísticos/inmobiliarios amenazan la seguridad hídrica de la región? Por Diego E. Gurvich

17 Trabajo, Agua, y La Overa: pensemos lo bueno y… también lo malo. Por Diego E. Gurvich-Investigador CONICET-UNC, miembro Ecosistemas Argentinos.

18 Fuente: Dia a Dia. 26/07/2010 Salsipuedes, dividida por un Dinosaurio

19 Fuente: Dia a Dia. 26/07/2010 Salsipuedes, dividida por un Dinosaurio

21 Fuente: http://www.cordobamejora.org/index.php/sobre-nosotros/acerca-de-la-fundacion http://www.cordobamejora.org/index.php/sobre-nosotros/miembros-permanentes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: