Conflictos socioambientales de noviembre 2011 a febrero 2012

En la segunda entrega del Boletín compartimos el primer informe de conflictos y acciones colectivas socioambientales del Observatorio de Conflictividad Social. En él aparecen, entre otros, los tres ejes que ponen en cuestión la aplicación del modelo extractivo en Córdoba: la crisis hídrica; la lucha, preservación y remediación de las tierras públicas y el uso de agroquímicos. Claramente cobra especial relevancia articuladora el histórico juicio por las fumigaciones en Barrio Ituzaingó.

imag

Esta base de datos se construye a partir de los conflictos publicados en fuentes secundarias y primarias. Entre las primeras, utilizamos las versiones digitales de La Voz del Interior, El Puntal de Río Cuarto, La Voz de San Justo y El Diario de Villa María por una parte, y de la prensa alternativa como Prensared e Indymedia por otra. Como fuentes primarias consideramos los correos electrónicos, publicaciones en redes sociales y volantes de las organizaciones ambientalistas, grupos de vecinos y expertos que a través de estas redes comunicativas advierten, sensibilizan y convocan a movilizarse en defensa del ambiente.

En este informe hemos organizado la información de acuerdo a problemas relevantes que movilizaron a Córdoba en los meses analizados: noviembre y diciembre de 2011, enero y febrero de 2012. Las categorías con la que organizamos la información son:

  • Agroquímicos: que involucra a las acciones que se desarrollan para poner freno a las fumigaciones que afectan el agua, el aire y la tierra de campos, pueblos y ciudades.
  • Crisis hídrica: que visibiliza las iniciativas y reclamos ante la falta de agua.
  • Preservación y remediación de suelo y ecosistemas: que alude a la serie de iniciativas que procuran prevenir el daño sobre los bienes comunes territoriales o remediar los ya hechos.
  • Minería y megaminería: que incluye tanto las protestas contra la megaminería a nivel nacional como aquellas que ponen el acento en los daños provocados en la provincia por la extracción de áridos, cuarzo, etc.
  • Disputas por apropiación de tierras o aguas públicas y mal uso de tierras privadas: Refiere a las acciones que cuestionan el mal uso de tierras privadas (por ejemplo desmontes) o apropiación de tierras o aguas públicas por actores privados (uso de un arroyo para un emprendimiento privado).
  • Contaminación urbana: Incluye la resistencia a otras formas de contaminación, provenientes de la industria o de los servicios urbanos (no contempla agroquímicos).
  • Generales: Esta categoría incluye acción que implican la defensa del medio ambiente en todas sus dimensiones.

La unidad de análisis es la acción o iniciativa con que los actores procuran denunciar, detener, remediar, preservar o resolver situaciones ambientales (1). Hablamos de acción en sentido amplio porque en algunos casos no está explícita la dupla protagonista-antagonista. Aunque consideramos que el conflicto es constitutivo de la dinámica de la resistencia socioambiental, su caracterización en términos de la dupla mencionada no siempre es posible. Así, por ejemplo, en acciones como replantar especies autóctonas en los bosques o promover la declaración de reserva natural, el antagonista está implícito.(2)

En el Anexo se realiza un listado de las acciones, ordenadas según las categorías indicadas. En cada caso se indica la fecha, la demanda, los actores –protagonistas, antagonistas y mediadores-, la iniciativa o resultado concreto de iniciativas anteriores y la localidad o lugar en el que se produce la iniciativa.

Dos aclaraciones necesarias para la lectura de ese cuadro

a) En el caso de que la acción no sea claramente conflictiva queda en blanco la celda correspondiente al antagonista.

b) Muchas veces esta localidad no coincide con la ubicación de la situación que provoca la demanda, como el caso de las luchas contra la megaminería en Córdoba.

Las cantidades en cada categoría pueden visualizarse en el Gráfico 1

La cantidad de eventos observados en el período no nos permite aún precisar tendencias, debido a la larga duración y a la incidencia de la estacionalidad que suele tener este tipo de conflictos. No obstante podemos afirmar que en todas las categorías hay movilizaciones por demandas puntuales. El gráfico 1 indica la existencia de 43 acciones en el territorio de la Provincia, con acento en preservación y remediación de suelo y ecosistema, crisis hídrica y contaminación.

Gráfico 1. Acciones socioambientales según la problemática socioambiental

imag

Las demandas

En el cuadro 1 explicitamos las demandas de cada iniciativa. Para sistematizar y cuantificar estas demandas proponemos tres categorías:

1) Regulación: cuando el reclamo apunta a solicitar leyes, ordenanzas, reglamentos o cualquier otro instrumento jurídico administrativo para regular el uso y manejo de los bienes en disputa debido a algún vacío jurídico.

2) Cumplimiento de la ley: alude a la exigencia de que la normativa opere efectivamente.

3) Gestión/ iniciativas: refiere a reclamos a terceros para exigir acciones a terceros (realización de alguna obra pública u otra acción del estado, organizaciones o privados) o para evitarlas/detenerlas porque producen deterioro ambiental.

A continuación, el Cuadro 2 nos muestra las demandas realizadas según la categorización anterior para cada problemática.

Cuadro 1. Cuantificación del tipo de demandas según problemáticas socioambientales.

Gestión/iniciativas
Regulación Cumplimiento ley Acción Inacción
Agroquímicos 4 2
Crisis Hídrica 7 1 1
Preservación y remediación de suelos 6 1 3
Minería/Megaminería 4 3
Disputa por tierra/agua (privado) 3
Contaminación urbana (excepto agroquímicos) 1 4 2
Generales 1
Totales 23 13 6 1

Gráfico 2. Clasificación de acciones según tipo de demandas

imag

El Gráfico 2 nos permite concentrarnos en qué se está demandando en cada acción. Predominan las exigencias de marcos regulatorios para las prácticas económicas de las empresas o las obras públicas del Estado (54%). Cada exigencia de regulación se vincula con algún grupo económico de interés (productores agropecuarios, empresas mineras o inmobiliarias) por lo que la batalla por las normas parece tener centralidad en la conflictividad socioambiental, con la percepción de que es en ese campo de batalla donde se puede avanzar en limitar las prácticas depredatorias. Se destaca además el pedido de cumplimiento de la ley (30%), observado atentamente por vecinos y organizaciones ambientalistas. La discusión sobre las obras públicas existe, aunque con menor incidencia (16%).

En el rubro agroquímicos, las cuatro acciones registradas de pedidos de ordenanzas municipales para prohibir el uso de agrotóxicos en zonas próximas a los centros urbanos es parte de una movilización mucho más extensa que agita a las localidades del interior. El importante papel jugado por las organizaciones ligadas a esta lucha se hace sentir en los debates que se suscitan en cada población rodeada por cultivos de cereales y oleaginosas transgénicos, fundamentalmente soja. Al mismo tiempo, la lucha por el cumplimiento de la normativa moviliza a la población en torno al juicio de Barrio Ituzaingó, que se apronta en el período analizado, y que será una batalla central para las organizaciones ambientalistas en el año 2012.

Asimismo, en crisis hídricas las demandas van en dirección a marcos regulatorios para el uso del agua: impedir la sobre edificación o el uso suntuario son algunos de los reclamos que hacen los vecinos. Hemos considerado también como demanda por regulación la exigencia de las cooperativas de agua a formular un “plan director” serio en la provincia para el manejo del recurso. También aparece aquí un debate vinculado al proyectado acueducto Santa Fe – Córdoba para traer aguas del Paraná a nuestra zona. Organizaciones ambientalistas cuestionan la obra y plantean que es el desmanejo de las cuencas, la depredación ocasionada por el avance de la frontera agropecuaria y los emprendimientos inmobiliarios los responsables de la carencia, por lo que la planificación debería comenzar por analizar estos hechos (3) (ver dossier crisis hídrica) .

La preservación y remediación de las tierras públicas, se hace sentir en los ecos de la gran lucha por la ley de bosques, reclamando hoy por su revisión. También surgen iniciativas de declaración de reservas para frenar o prevenir la mercantilización en zonas diversas.

Las luchas contra la megaminería y contra la minería tienen dinámicas distintas. La megaminería se conecta con la intensa lucha a nivel nacional contra los emprendimientos de multinacionales como Barrick Gold, la Lumbrera o Famatina, que explotan yacimientos en otras provincias. Lo que denominamos solamente minería constituye a nivel local la búsqueda por impedir la extracción de áridos o cuarzo que degradan el ambiente, exigiendo sobre todo el cumplimiento de las normas al respecto.

En disputa por la apropiación de tierras y agua públicas o mal uso de tierras privadas hemos incluido la lucha de los vecinos de Alta Gracia que reclaman por la apropiación de un arroyo hecha por un country, la puesta en tela de juicio de la caza de palomas, como deporte internacional que altera el equilibrio ecosistémico en la región y la denuncia de la tala de monte nativo más allá de lo permitido por la ley.

Por último hemos incluido en contaminación (excepto agroquímicos) los diversos reclamos de vecinos que, fundados en ordenanzas o leyes, cuestionan aserraderos, antenas o contaminación cloacal.

Gráfico 3.

imag

En el Gráfico 3 destacamos la relevancia de demandas de acción por sobre las de inacción hacia terceros por parte de los colectivos movilizados. Este tipo de demandas son efectuadas solamente en cuestiones como la crisis hídrica, la preservación y remediación de suelos y la contaminación urbana.

A partir del análisis de las fuentes, resulta relevante destacar la incidencia de las llamadas “controversias sociotécnicas”, como las denomina el cientista social Bruno Latour. Es decir, las opiniones encontradas de expertos sobre asuntos que ponen en juego intereses excluyentes o contradictorios en la conflictividad socioambiental. El imaginario que adjudica neutralidad y poder de legitimación a la ciencia se pone en cuestión en estas controversias que incluyen desde las lecturas sobre el impacto sobre la salud de los agroquímicos hasta las condiciones de posibilidad de la supervivencia del ecosistema cuando la lógica de la acumulación organiza la vida social.

Actores

Cuadro 3. Protagonistas y antagonistas en acciones conflictivas según problemática socioambiental.

Antagonistas / Protagonistas Vecinos Org. Ambientalistas Concejales Intendente Productores Cooperativas Universidad
Agroquímicos
  Intendente 1 1
  Empresas 3 2 1 1
Crisis Hídrica
  Provincia 1 1 3 1
  Intendente 1
Preserv. Y remediación de suelos/ecosistema
  Provincia 2
Minería/Megaminería
  Empresas 1 5 1
  Municipalidad 1
  Nación 3
Disputa por tierras y aguas privadas
  Empresas 3
Contaminaciones varias
  Municipalidad 2 2
  Empresas 1 1
Totales 14 15 2 3 2

En el cuadro 3 mostramos quiénes son protagonistas y antagonistas en cada una de las categorías que analizamos, en el caso de que se trate de acciones con antagonistas claros.

No hemos considerado aquellas acciones que no son claramente conflictivas y cuando hay más de un protagonista (o antagonista) hemos considerado a cada uno en los cálculos

Gráfico 4. Cantidad de acciones por protagonista.

imag

La mayor cantidad de acciones está protagonizada por vecinos autoconvocados y organizaciones ambientalistas (que muchas veces operan en conjunto). Los antagonistas en cambio fluctúan según cada categoría. Las empresas son el blanco central en buena parte de las disputas, ya que, como señalamos, es la lógica de la acumulación la que promueve la organización para resistir su avance. El Estado, en sus tres niveles, actúa a veces como protagonista pero las más de las veces como antagonista. Son muy escasas las ocasiones que toma alguna iniciativa protagónica en el resguardo socioambiental. Es notable la fluctuación del poder local en los conflictos de agroquímicos donde juega roles ambiguos, presionados por los vecinos y los agronegocios al mismo tiempo. Claro que son las primeras lecturas y habrá que seguir con atención estos desempeños. El siguiente gráfico permite visualizar la participación de los actores en tanto protagonistas en el total de acciones:

Gráfico 5. Antagonistas.

imag

El Gráfico 5 se construye a partir de la suma de veces en que ciertos actores se han constituido en antagonistas de una acción conflictiva. Sintetizándolo más, podemos decir que las demandas que se realizan sobre cuestiones socioambientales en el período analizado encuentran como antagonistas claramente a las empresas (20) y al Estado en sus diferentes niveles (21) casi en idéntica proporción. Este dato es central porque demuestra dos cuestiones: 1) la inexistencia de iniciativas estatales que resguarden el ambiente, ya sea por la presencia de grandes agentes inmobiliarios o agronegocios que negocian condiciones de explotación económica de regiones con bosques nativos (tal el caso de los conflictos en las ciudades del interior provincial), por la falta de reglamentación o de respeto de las normas vigentes que resguardan el ambiente, entre otras tantas, y 2) la penetración a toda escala del modelo de acumulación vigente desde hace décadas en Argentina, basado en la explotación indiscriminada de recursos naturales no renovables y en la expansión sin freno del monocultivo de soja. Efectos secundarios pero altamente graves y que ocasionan varias demandas son por ejemplo los que atañen a las crisis hídricas, cuya explicación no sólo se circunscribe a los efectos del cambio climático sino que particularmente en Córdoba se agudiza por el fenómeno de los desmontes (ver dossier). De allí que encontremos protagonistas como las cooperativas de agua (ver Gráfico 4).

Por otra parte, veamos los protagonistas de las acciones que no son claramente conflictivas.

Cuadro 3. Protagonistas de acciones sin antagonista claro según problemática socioambiental.

Problemática Protagonistas Dpto/alcance
Crisis hídrica Estados provinciales Córdoba y Santa Fe Interprovincial
Vecinos e intendente Colón
Gobierno Provincial Zonal (2 localidades)
Preservación y remediaciónde suelos/ecosistemas (públicos) Funcionarios y entidades ambientalistas San Justo
Escuela y municipalidad General Roca
Asociación Medio Ambiente y su dinámica (AMAD) San Justo
Fundación Santa María
Vecinos Cruz del Eje
Organización ambientalista Provincia
Contaminaciones varias(excepto agroquímicos) Municipalidad Rio Cuarto
Expertos Provincial

Disponemos de información sobre tres problemáticas en las cuales no se identifican antagonistas explíctios: crisis hídrica, preservación de suelos/ecosistemas (público) y contaminaciones. Respecto a la crisis hídrica, la concertación (4) se da en 2 de los 3 casos, y en la preservación de tierras públicas en 2 de 4 casos. Para las contaminaciones varias no se registra concertación. En los casos en que no existe concertación, quienes realiza la acción son las organizaciones sociales (4 casos), los vecinos (1 caso) o expertos (1 caso), y el Estado sólo en una oportunidad. Esto nos indica que la acción estatal ha debido ser en la mayoría de los casos acompañada o impulsada por otros grupos sociales.

Gráfico 6. Protagonistas de acciones (sin antagonistas)

imag

Al parecer, en las problemáticas socioambientales en las cuales no es identificable el antagonista, las acciones provienen generalmente de la cooperación entre estado y organizaciones ambientalistas y/o vecinos, o las organizaciones consiguen los medios para poder llevar adelante las demandas por sí mismas. Estas acciones, no claramente conflictivas, están ligadas principalmente a iniciativas de organizaciones ambientalistas con propuestas o acciones de sensibilización o propuestas de políticas o regulaciones: declarar un territorio como reserva, reforestar, limpiar.

Además, las problemáticas parecen afectar a múltiples jurisdicciones locales e incluso provinciales (Ver cuadro 4 y gráfico 6).

Los formatos de las acciones

Según sus modalidades, hemos clasificado a las acciones en:

  • Burocráticas: incluyen el logro de ordenanzas o leyes (legales), las gestiones que incluyen notas, reclamos, pedidos (administrativas) y las batallas judiciales (jurisdiccionales).
  • Comunicacionales: las comunicaciones a la prensa, las denuncias en foros nacionales o internacionales y la divulgación de las opiniones de los expertos, a las que antes aludíamos como controversias sociotécnicas.
  • Poner el cuerpo: refiere a las marchas, asambleas, iniciativas como plantar árboles o limpiar terrenos, los recursos expresivos que apelan al arte, a la expresión original, y a los paros, como es el caso de los trabajadores de una avícola que reclaman por la contaminación (5).

Cuadro 4. Formatos de acciones.

Problemática socioambiental Burocrática Comunicacionales “Poner el cuerpo” Alcance de la acción
Formato de la acción Legales Jurisdiccionales Administrativas Comunic.a prensa Denuncia en foros Comunic. Expertos Recursos expresivos Iniciativas Asamblea Marcha Paro Total Local Provincial Interprovincial Nacional
Agroquímicos 2 1 1 2 6 4 2
Crisis Hídrica 1 1 2 3 1 8 6 1 2
Preservación, cuidado y remediación 1 3 3 3 1 11 4 4 1 1
Minería 1 3 1 2 7 4 3
Disputa tierras y agua 2 3 3 8 3
Contaminación (no agroq.) 4 1 1 1 1 1 9 6 1
Generales 1 1 1 1 4 1
Totales 4 4 15 10 2 1 2 3 6 4 2 53 29 6 3 5

En el gráfico 7 se visualizan los totales por cada tipo de formato. Cabe destacar que varias de las acciones pusieron en juego más de un formato.

En relación al alcance de las problemáticas, podemos ver aquí la prevalencia clara de las acciones locales en todos los ámbitos. Hemos considerado como provincial los aprestos para el juicio por fumigaciones en Barrio Ituzaingó, aunque su incidencia es claramente nacional. Las resonancias de la lucha por la ley de bosques son provinciales, mientras la crisis hídrica tiene repercusiones locales, pero también provinciales e interprovinciales.

Gráfico 7. Formato de las acciones

imag

La preeminencia cuantitativa de lo burocrático resulta esperable, dada la necesidad de “papeleo” que cada acción conlleva: desde el reclamo por la ordenanza hasta el pedido de revisión de la ley de bosques. Pero también es notable el despliegue de acciones que movilizan colectivos de vecinos u organizacionales poniendo el cuerpo.

Gráfico 8

imag

Para analizar más en detalle, el cuadro 8 nos muestra los formatos de las acciones para cada problemática. Se destacan: agroquímicos, minería y generales por su escasa acción comunicacional; disputas por tierra y agua (privados) con ausencia de acciones de cuerpo presente y por la preeminencia de acciones burocráticas; finalmente, las generales por la alta frecuencia de acciones de presencia.

La espacialidad de las acciones

Cuadro 5. Acciones por departamento o jurisdicción.

Departamento/ Alcance Agroquímicos Crisis hídrica Preservación y remediación de suelos públicos Minería/megami-nería Disputas por tierra y aguas Contaminaciones varias (excepto agroquím) Grales T
General Roca 2 1 3
Río Cuarto 3 3 3 9
Juárez Celman 3 3
Unión 1 1
Tercero Arriba 2 2
Colón 2 1 1 4
Santa María 1 1 2
Calamuchita 1 1
Punilla 1 1 2
San Javier 1 1
Cruz del Eje 1 1
San Justo 2 2
Tulumba 1 1
Capital 1 1 1 3
Provincial 2 2 1 1 6
Interprovincial 1 1 2
Nacional 3 3
Totales 6 11 11 7 3 7 1 46

Vemos en este cuadro la dispersión de las cciones ambientalistas por toda la provincia, lo que habla de la dimensión local de las acciones. A diferencia de la conflictividad laboral, concentrada en la capital provincial, la problemática ambiental se dispersa por todo el territorio. Ello no obsta, que como analizamos en las conclusiones el contenido de la protesta trascienda lo estrictamente local.

Conclusiones

Al igual que en el registro de lo laboral podemos ver aquí la fragmentación de las luchas ambientales, con características particulares que la hacen interesante.

Si bien analizamos la variedad de regiones, actores y demandas existentes, destacando en varios casos como antagonista al tándem Estado-empresas, en otros gráficos también podemos observar que los protagonistas de las acciones no delimitan claramente un antagonista; esta doble dimensión, creemos, puede comprenderse porque las luchas sociales por cuestiones ambientales son relativamente nuevas, protagonizadas por vecinos u organizaciones muy específicas (ONG, autoconvocados) que oscila entre lo puntual y la caracterización estructural de sus reclamos; en otras palabras, y a modo de hipótesis a discutir, el activismo socioambiental estaría en una etapa de configuración de su perfil activista, por lo que la consideración sobre la relevancia de la denuncia de los efectos de las lógicas de acumulación sobre el medioambiente, es desigual. Si bien existen organizaciones que definen con precisión esta cuestión, los problemas del orden de lo cotidiano que emergen cuando se “mezcla” la demanda específica con una explicación de alcance mayor –y por lo tanto, política- y que involucre un posicionamiento que antagoniza con el poder municipal, provincial o nacional, hacen que por el momento no cristalicen movimientos sociales de envergadura, manteniéndose la discusión estratégica desarrollada de manera muy desigual entre los variados colectivos que protestan. El caso del reciente fallo por las fumigaciones ilegales en Barrio Ituzaingó presentan una muestra muy interesante al respecto. Finalmente, abriendo otra veta de discusión, hay que decir que la creciente politicidad de las demandas y luchas socioambientales muestran un panorama mucho más abierto a las definiciones sobre políticas y consideraciones acerca del modelo, si se las compara con el presente del movimiento obrero cordobés.

Sin dudas, estas primeras y provisorias conclusiones hay que debatirlas y seguir de cerca las modalidades de las luchas.

Veamos un poco esto más de cerca. Los tres ejes que ponen en cuestión la aplicación del modelo extractivo en Córdoba son crisis hídrica, lucha, preservación y remediación de las tierras públicas y uso de agroquímicos. En los tres casos el desmonte, el monocultivo, la semilla transgénica y el uso de agroquímicos están en el centro de la problemática, a lo que se suma el “desarrollismo inmobiliario” en las dos primeras. Pero en cada caso las dinámicas son muy específicas y ligadas también a su historia.

En la lucha por limitar el manejo de agroquímicos las organizaciones ambientalistas actúan como articuladoras, difundiendo e interviniendo en las dinámicas locales con algunos avances importantes y apuntando con sus intervenciones al corazón del modelo productivo.

En las acciones vinculadas con la crisis hídrica, en cambio, este doble registro queda opacado por la atribución del problema a la fatalidad natural o al cambio climático global que hace faltar la lluvia. El desmanejo general de las cuencas, producto del modelo, es visible más en las opiniones expertas que en las acciones cotidianas de los vecinos.

Por último, las luchas por la preservación y remediación de las tierras públicas, herederas de la dolorosa batalla por la ley de bosques, que se entendió como marco regulatorio general, comienza a rearticularse a través de iniciativas puntuales.

Tenemos pues, elementos para esperar un crecimiento y una articulación creciente del conflicto socioambiental. Insistimos en que el histórico juicio por las fumigaciones en Barrio Ituzaingó apuntalará el doble alcance de la lucha: situaciones locales y su encuadre en una configuración depredatoria de alcance sistémico y global.


Citas

1. En el caso del análisis de la conflictividad laboral, las unidades de análisis son Conflicto y acción conflictiva. En este caso definir conflicto como el conjunto de acciones que tienen un mismo protagonista, antagonista y demandas resulta difícil por la dispersión de actores, las demandas que son únicas pero con atributos en cada región, etc.

2. En el trabajo del observatorio, y por decisión metodológica, asumimos como protagonistas, antagonistas y demandas las que señalan los propios actores.

3. Estas discusiones son tratadas en profundidad en el dossier de Crisis Hídrica.

4. Participación de más de un actor en la acción.

5. Ver Dossier laboral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: